no pasó nada!

Beauty

Descubrir el amor

Publicado: 2018-02-14

Mi relación con Bela, mi hija, empieza desde que estuvo en el vientre de su madre. Ella siempre pedía que me acerque a su panza y hable, ya que Isabella se manifestaba pateando o moviéndose como si mi voz ocasionara en ella vibración. Era ya un clásico despertarme en la mañana, besar su panza, decirle algo a mi hija y ver como se movía dentro de su madre. 

El 30 de septiembre, luego de 9 meses de espera, fuimos a la clínica para que Pamela dé a luz. Tuvimos que esperar desde las 7:00pm para que nos den el visto bueno, mientras me encargaba de los trámites administrativos, de ver la habitación donde estaría y comprar lo requerido para la cesárea. Nuestro deseo era de que Bela naciera en octubre, ya que ese es el mes de nuestros respectivos onomásticos.

La noche transcurrió y cerca de la medianoche, subieron a Pamela a sala de operaciones. Me quedé esperando en un pasadizo oscuro y vacío, con la ilusión de que me dejen entrar. A las 00:50am del 1ero de octubre, Bela nació pesando 3 kg. 770 gr. Pude entrar y ver a mi hija llorando, mientras le cortaban el cordón umbilical. Me acerqué rápido a ella y le comencé a recitar las mismas palabras que le decía cada mañana, cuando estaba en la panza de su madre: "Hola mi Bela, todo bien?". Isabella se calmó y comenzó a buscar esa voz que le hablaba, como si la reconociera de algún lado. 

Así empezó nuestro amor.


Escrito por

Omar Cáceres

No me considero crítico, solo escribo lo que me deja una película. No suelo ser técnico, utilizo el lenguaje que cualquiera usaría.


Publicado en

CINEFILIA

Espacio donde opino sobre películas de hoy y siempre, sin usar lenguaje técnico como para que no te aburras al leer.